Balada de pájaros cantores y serpientes: Coriolanus antes del poder

Para quienes amaron la trilogía de Suzanne Collins, esta esperada precuela nos lleva a conocer las raíces de Coriolanus Snow, y permitirnos sacar nuestras propias conclusiones sobre cómo se desencaron los sucesos en la Panem que conocemos años después.

Muchos habían descrito a la trilogía como una iniciación a la política y al poder para jóvenes, y claro que no sin justa razón. Panem tiene una dictadura y “presidente” es lo único que queda de la fachada de Snow cuando consiguió el más alto poder.

Cuando llegamos a Panem por primera vez, él ya lleva años ostentándolo y acallando cualquier atisbo de rebelión en contra suya. Uno de los mejores momentos de la saga es cuando podemos escuchar el desgarrador relato de Finnick en el último libro, desprendiéndose al fin de toda la información que había recabado en su años en el Capitolio. Es además, el momento cuando cobra sentido la frase que le dice a Katniss en el segundo libro, de que pagan por el placer de su compañía “con secretos”.

Aquí retrocedemos en el tiempo para descubrir a un Corio adolescente, ocultando las penurias de un linaje venido a menos y que continúa sufriendo las consecuencias de la guerra. De hecho, Panem no tiene nada de la gloria que conocemos en la primera parte de los libros, está apagada por los escombros, marchita por la escasez y el desorden.

Ya desde el inicio vemos atisbos de los deseos de Corio por “superarse” y cuando se ve nombrado como mentor en los Juegos del Hambre, cree haber encontrado su pase para alcanzar sus objetivos. 

Tigris, su prima, vive con él y con la abuela en el departamento de su familia y trata de ayudarlo lo más que puede para que concluya sus estudios y pueda ir a la universidad.

Corio vive escondiendo sus sentimientos, templando su carácter para tomar decisiones medidas y calculadas, todas aquellas que lo acercan más a recuperar el status anterior de su apellido.

Hay más de lo que vemos a simple lectura, la montaña rusa de enfrentamientos internos de Corio, no pueden ocultar el peso de las decisiones que va tomando, todas ellas llevándolo a construir lentamente la versión adulta que conocimos de él.

“Creo que hay una bondad natural incorporada en los seres humanos. Sabes cuando has cruzado la línea hacia el mal, y es el desafío de tu vida tratar de permanecer en el lado correcto de esa línea”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s