La chica que dejaste atrás. Para grabarla en la memoria

Lo mejor de Jojo Moyes. Y eso que ya pasé por Yo antes de tí (lo mucho que me partió el corazón), Yo despúes de tí (me decepcionó), Uno más uno (me entretuvo’i) y La última carta de amor (en realidad en inglés, The last letter of you lover, que me gustó así a secas).

Y ahora llegar a esta, es como si no haya sido escrita por ella, es tan diferente a todo lo anterior, lo cual es genial. Tanto que, a diferencia de los otros títulos, me cuesta expresar las distintas maneras y lo profundamente que caló en mí.

Narrada en dos momentos distintos, primero conocemos la historia de Sophie en St. Péronne, Francia en 1916. Ella dejó París para hacer compañía a su hermana y ayudarla con sus hijos pequeños. Sus padres eran dueños de un hotel allí, uno que ahora se encuentra a su cargo. La Primera Guerra Mundial no da indicios de acabarse y a dos años de la partida de sus esposos a la guerra, las circunstancias cada vez se vuelven más sofocantes. Menos provisiones, menos ropa, más soldados ocupando Francia, menos noticias y más incertidumbre.

Y cuando Sophie recibe noticias no muy alentadoras sobre su esposo, se determina hacer todo lo que esté a su alcance a salvarlo. ¿Su mayor acto de rebeldía a la ocupación? Haber colgado el cuadro que pintó su esposo Édouard en la cocina del restaurante del hotel y que el comandante alemán no lo deje de admirar.

La segunda historia es la de Liv en Londres, 2006. Ella está en bancarrota y su única opción quizás sea vender la casa que su esposo diseñó. Lejos de llevar la vida acomodada que disfrutaba con él, ahora huye de las llamadas del banco, le cuesta encontrar trabajo como correctora y cada vez está más encerrada en sí misma.

Cuando al fin parecía que tenía un atisbo de esperanza en su vida, le llega una demanda por el cuadro que su esposo le entregó como regalo de bodas. Una hermosa chica que irradia una plenitud como ninguna otra y que su esposo la veía a ella en el retrato. El caso es que unos supuestos familiares lejanos del pintor, reclaman la obra que desapareció en la Primera Guerra Mundial.

La conexión: el cuadro. ¿Qué pasó con Sophie? ¿Encontró o no a Édouard? ¿Quiénes son estos familiares? ¿Deberá Liv desprenderse del cuadro porque aparenta ser lo correcto? Una historia emocionante hasta el final que tocará cada fibra emocional de nuestro ser. Desde la energía de sentirse amado hasta el dolor de la separación, pasando por el nerviosismo de descubrir el desenlace hasta el pavor de que el final no sea el que deseamos.

Les aseguro que no se arrepentirán 🙂

 

 

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s