La ladrona de libros: una vida que valga la pena vivir

Es el mejor libro que vas a leer. Es el libro que todos deberían leer al menos una vez en la vida. Pero que si pudiéramos, deberíamos leer varias veces en nuestra vida; cada vez que sentimos que perdimos el rumbo o que no estamos conformes con el resultado.

En este libro de Markus Zusak la narradora es la muerte. Sí, la muerte ¿Asusta? ¿Es poco común? Honestamente no me esperaba leer la primera página y encontrarme con algo así, pero a medida que vamos leyendo el libro, vamos comprendiendo esa decisión del autor. Y sólo puedo acotar que: m e  e n c a n t a.

¿Quién mejor que la muerte para hablarnos de las vidas de los seres humanos? ¿Sus complejidades? ¿Lo que significa una vida bien vivida? Hace unos meses atrás hice un taller con una amiga, que es además mi mentora. Y arrancaba con la narración de tu propio obituario. Así de entrada, una reflexión profundísima.

Porque, qué podría darnos una mejor perspectiva de la vida que queremos llevar que la certeza de que hay un final. De que el tiempo es limitado y debemos dar buen uso ¿No nos hace más conscientes de lo que realmente buscamos? ¿De en quiénes invertiríamos nuestro tiempo? ¿De qué hábitos o principios cultivaríamos?

Por eso amo y comprendo cuál es el rol de que la muerte sea la narradora, y testigo de la vida de Liesel, y ya me hacía falta recordarlo. La película basada en el libro se estrenó en el 2013, y sí ahí fue cuando descubrí el libro. Ya pasó un buen tiempo desde que lo leí por primera vez, sacando las cuentas, pero aún no había llegado hasta aquí. Hasta el blog.

La muerte es una testigo constante y curiosa de la vida de Liesel ya que a ella le toca muchas veces ver la muerte de primera mano. Más aún en la época en la cual le toca vivir: durante la Segunda Guerra Mundial. Liesel es una superviviente que a pesar de la crueldad de su alrededor, conoció el amor de sus padres adoptivos, de sus amigos, y lo atesoró durante toda su vida.

“Haz tuyas las palabras” fue la frase que en algún momento me movió a darle vida al blog, porque una vez que lean su historia no habrá vuelta atrás. Te enamorás para siempre de las palabras, y su poder para salvar vidas.

“Una niñita escuálida era la mejor recolectora de palabras del lugar porque sabía lo indefensa que se encontraba una persona SIN palabras”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s